Propia y diferente, es producto del cabal mestizaje entre lo indígena ancestral y lo español, entre los productos del mar y de la costa y el cargamento alimenticio de las alturas andinas. Es reconocida por sus variados platos,

Las tradicionales peleas de toros de Arequipa nacieron como una diversión de los agricultores, pero con el transcurrir de los años se convirtieron en una costumbre infaltable en las festividades, sobre todo el 15 de agosto, mes jubilar de la Ciudad Blanca.