Es un paraje privilegiado para observar la profundidad del cañón, la vegetación y, sobre todo, el vuelo de los cóndores, el ave más representativa de la región. Este mirador constituye un espectáculo natural y una interesante experiencia para el visitante.